Warning: include_once(analyticstracking.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/grafema/public_html/wp-content/themes/grafema/header.php on line 38

Warning: include_once(): Failed opening 'analyticstracking.php' for inclusion (include_path='.:/opt/alt/php55/usr/share/pear:/opt/alt/php55/usr/share/php') in /home/grafema/public_html/wp-content/themes/grafema/header.php on line 38
7 de abril, 2017  |  #ElEditordelaSemana
No es el algoritmo, somos nosotros: los usuarios.
Por: Luis Roberto Castrillón

Facebook se prepara y define una estrategia específica para combatir la proliferación de notas falsas en su sistema. Para ello recurre a poner una “bandera” -un pequeño icono rojo- en las noticias que tienen origen en sitio de dudosa calidad informativa o identificada como totalmente falsa.

Pero, como coincidiera alguna vez con Emilio Saldaña y Alejandro Pisanty, incluso más entendidos que yo en este asunto -lo mío es la artesanal labor de encontrar mediante el husmeo y la colaboración de otros noticias que son falsas-, el problema no es lo que haga Facebook. El asunto es lo que hagamos nosotros.

Es un asunto de la “Capa 8“, como se conoce en el argot informático a los usuarios.

A finales de la primera década de este siglo estábamos extasiados: el avance de Internet abría un nuevo espacio a los usuarios. Ya no seríamos solamente consumidores, podíamos además, en la Web 2.0, comenzar a generar contenidos.

Time_youcover01

Lo hicimos primero como un experimento de locura. Luego tomó un cierto sendero interesante con el surgimiento de miles de blogs y sitios compartiendo información útil. Se sumó a ese movimiento una ola de medios informativos y periodísticos que encontraron una fórmula más óptima en la web para informar, lejos de los medios tradicionales.

Fue bello mientras duró.

Porque como diría Hugo Martínez Maguey, uno de los pioneros en los medios nativos de la web en México: habría que contar en qué momento y cómo “cagamos” la web.

Y en ese momento -que no se ha detenido- está el surgimiento del fenómeno de las notas falsas.

Creímos que el ser todos prosumers, consumidores  y productores de información a la vez en la web, nos traería una sociedad mejor informada, un espectro más amplio de entendimiento y por ende una riqueza mayor en la generación de conocimiento.

Algo falló y sigue fallando y no, no es el algoritmo, somos nosotros, los usuarios.

Mark Zuckerberg y su equipo pueden asumir una parte de responsabilidad y desarrollar el mecanismo para enfrentar el problema, pero sin los usuarios poco podrá hacer. La maquinaria de programación y ejecución de acciones determinadas de Facebook funciona con la información que le proveemos.

Depende de nosotros pues, los prosumers.

Compartir