Warning: include_once(analyticstracking.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/grafema/public_html/wp-content/themes/grafema/header.php on line 38

Warning: include_once(): Failed opening 'analyticstracking.php' for inclusion (include_path='.:/opt/alt/php55/usr/share/pear:/opt/alt/php55/usr/share/php') in /home/grafema/public_html/wp-content/themes/grafema/header.php on line 38
7 de abril, 2017  |  #ElEditordelaSemana
Tus hijos pueden seguir lavándose los dientes con pasta fluorada: no existe evidencia de que pueda producirles daño neuronal y hacerlos menos inteligentes.
Por: Luis Roberto Castrillón

No, no y no. Ningún estudio realizado hasta la fecha ha comprado que el exceso -sí, leíste bien, el exceso- de flúor sea una neurotoxina y que pueda provocar un daño en el desarrollo de los menores de edad, con repercusiones directas en su coeficiente intelectual.

En 2014, el año pasado, y nuevamente en enero de 2017, sitios web con una línea supuestamente de promoción a la salud humana, así como “antiquímicos”* y de movimientos “antiflúor” han promovido una supuesta declaración “oficial” que destaca al fluor como un compuesto neurotóxico.

El dato proviene de la revisión de diferentes estudios  publicada en la revista The Lancet sobre sustancias y compuestos industriales como el plomo, tolueno, arsénico entre otros, a los que se añadieron en 2006 otros como el manganeso… y el flúor (¿entonces sí o no?)

El detalle es que ese dato se consideró a partir de una sola investigación en China, Mongolia e Irán que luego fue revisada y desacreditada por la misma revista The Lancet.

La investigación criticada incluía estudios a infantes de China, Mongolia e Irán que vivían en zonas donde el flúor se encuentra de forma natural y en altas concentraciones en el agua. Ahí se encontraron casos de niñas y niños con menor desarrollo neuronal y coeficiente intelectual menor al promedio:

“A meta-analysis of 27 cross-sectional studies of children exposed to fluoride in drinking water, mainly from China, suggests an average IQ decrement of about seven points in children exposed to raised fluoride concentrations. Confounding from other substances seemed unlikely in most of these studies. Further characterisation of the dose–response association would be desirable” (Dr Philippe Grandjean, Philip J Landrigan, The Lancet).

Sin embargo, en zonas de esos mismos países donde el contenido de flúor es menor, se encontraron condiciones similares.

Además, ese estudio no tomó en cuenta otros factores ambientales y culturales que podrían estar relacionados con el menos desarrollo mental e intelectual de los menores identificados:

“The study is a meta-analysis of 27 cross-sectional studies done in poor, rural communities in China, Mongolia, and Iran, countries where the drinking water contains high levels of naturally occurring fluoride. The 27 original studies did not adequately control for a variety of intervening and confounding variables that could have affected intelligence quotient (IQ) scores, such as parents’ education and socioeconomic status and air and water pollution”.

Incluso, la segunda publicación, lamenta el método utilizado por el investigador que encabezó el primer artículo señalado: “It is unfortunate that Grandjean and Landrigan did not mention these limitations” (Julianna Gelinas, Myron Allukian Jr, The Lancet)

Entonces, NO EXISTE evidencia contundente de que el flúor pueda ser un compuesto neurotóxico aunque haya quien diga que incluso fue “oficialmente” anunciado.

Por tanto, en los países donde el agua para consumo humano es fluorada como medida para prevenir enfermedades dentales como la caries no debe haber mayor preocupación porque la dosis utilizada no es tóxica.

Y mucho menos existe evidencia de que la pasta con la que tus hijos se lavan los dientes, que tiene fluor entre sus principales compuestos, le vaya a provocar daño cerebral y lo haga menos inteligente que sus compañeros de escuela.

N.de la R.: Si eso último pasa, pueden ser otras razones. Si eso último le pasa a los hijos de los integrantes de los movimientos antiflúor, lo más seguro es que sean menos inteligentes por culpa de sus padres.

FlourNeurotóxico3

Compartir